Recibe nuestra newsletter y enterate de todo en el mundo del deporte

La bicicleta como medio de transporte en Latinoamérica

Muchas ciudades alrededor del mundo cuentan con un sistema de transporte cuyo desarrollo ha sido implementado y planificado de acuerdo a las necesidades y características propias de su evolución.

Lima, sin embargo, es una ciudad que ha crecido mucho y se ha desarrollado en varias aristas, aunque el sistema de transporte aparece como uno de sus puntos más débiles. Lo mismo ocurre en otras ciudades del continente.

El ciclismo urbano tiene un escenario no muy favorable; sin embargo, los entendidos del tema son optimistas en que la situación pueda cambiar -con mucho trabajo y compromiso, para comenzar.

Los beneficios de tener una ciclovía adecuada

Un sistema adecuado de ciclovías brinda muchos beneficios: el uso de la bicicleta como medio de transporte alternativo promueve un estilo de vida saludable, ayuda al medio ambiente,  reduce drásticamente el problema del tránsito, brinda a las ciudades un visual más favorable y civilizado.

Existen condiciones muy favorables para que un potencial sistema de transporte no motorizado en Lima* sea eficiente:

 

  • La topografía es mayormente plana
  • El clima no cuenta con temperaturas extremas
  • La población es joven, en su mayoría
  • Existe un alto número de personas que necesitan ciclovías
  • El caos vehicular existente demanda la presencia de medios de transporte alternativos no motorizados

El diseño de los planos urbanos y de las secciones viales no exige la incorporación de carriles segregados para transporte público ni para ciclovías y es ahí donde se presenta el gran reto de incorporar los carriles segregados en las ciudades consolidadas.

Si bien existía el plan de construcción de 350 kilómetros de ciclovías en Lima y la provincia del Callao en el período 2005 al 2025, a la fecha se ha llevado a cabo sólo el 5%.

Mucho por hacer

Muchos distritos cuentan con ciclovías, algunos de 8, 10 ó 15 kilómetros; otro, de tan sólo mil metros, lo que evidencia la falta de planeamiento y la ausencia de una red interconectada.

En comparación con otros países de la región, el uso de la bicicleta es todavía muy reducido.  Por ejemplo Bogotá, llamada la “Ámsterdam latinoamericana”, cuenta con una ciclorrruta de 120 kilómetros planos y alrededor de 300 en total, distancia que les permite a los usuarios movilizarse por la ciudad de manera rápida y eficiente. Aproximadamente 350.000 bogotanos utilizan la bicicleta como medio de transporte.

En tanto, en Santiago de Chile entre el 5 y 6 por ciento de personas se transportan en bici; Lima está por debajo del 2%.

Construir 1 km de tren equivale a 433 de ciclovía; 1 km de BRT (Bus Metropolitano) equivale a 103.3 de ciclovía. Por este motivo debemos ver al transporte no motorizado como una alternativa para ayudar a solucionar el problema del transporte en Lima y en otras ciudades importantes del continente.

¡Compartir por correo electrónico!