Recibe nuestra newsletter y enterate de todo en el mundo del deporte

Sergio Miranda, el uruguayo que cruzó los Alpes por la donación de órganos

Sergio Miranda, deportista trasplantado, participó de la Euregiotour 2017, carrera de tres etapas por las montañas de Austria a Italia

Es uno de los deportistas trasplantados más reconocidos y activos de Uruguay y hace unos días volvió a demostrarlo al formar parte de la última edición del Euregiotour, una prueba de tres etapas que cruza los Alpes.

El ciclista, de 58 años, tuvo un trasplante de hígado luego de que en 1996 le detectaran hepatitis C. Ha formado parte de la selección uruguaya en varios latinoamericanos y mundiales de trasplantados. Recientemente participó en el Mundial de Málaga, y tras correr en España hizo el desafío alpino.

“Promoviendo la donación de órganos y la calidad de vida de las personas trasplantadas. Por más donantes, por más deporte, por más vida”, señaló Sergio al hablar de su objetivo en la competencia.

Sergio Miranda: 375K en tres etapas

La primera contó con 1.900 metros de desnivel positivo en 60 kilómetros, con salida de Innsbruck y llegada a Passo Rombo, lugar que ha sido etapa reina de algún Giro de Italia.

“Ahora entiendo por qué Passo Rombo fue varias veces etapa reina del Giro. Durísima. Además, para complicarla un poquito, más del 80% de la etapa lloviendo y por diferentes motivos terminamos haciendo 170 km. Realmente dura”, comentó sobre el arranque de la prueba.

“Cuando varios europeos vieron la trasmisión que llevaba me dijeron que no iba a poder subirlo, era trasmisión para el llano, pero bueno lo subí de puro uruguayo. Pensar que hace casi 8 años tenía un certificado de defunción firmado y hoy estoy haciendo esto gracias a un donante”, agregó Sergio.

 

Ver más

Tour de France: así se ven las piernas de un ciclista después de 16 etapas

El gigantesco pelotón de datos del Tour de Francia

¿Qué comen los ciclistas durante el Tour de France?

 

“Llegué a la cima muy emocionado. Cuando llegamos arriba nos esperaban 5°C, todo tapado y muy ventoso. El descenso fatal, cualquier descuido y rodás a 80-90 km/h. Mucho control, buenos frenos, un estrés tremendo y los antebrazos acalambrados. Pero a pesar de todo una experiencia inexplicable, sólo se puede sentir haciéndolo”, contó.

La segunda etapa, al día siguiente, fue de Merano-Vermiglio en 110 kilómetros y la primera fecha se hizo sentir.

“Resultó muy dura, quizás de cansancio acumulado del día anterior, repechos en caracol interminables, después una joyita de los tanos: ciclovías que recorren las entrañas de los Alpes con extensiones de 40 kilómetros, última parte con repecho largo que mientras pedaleada pensaba ‘¿por qué te construyeron tan alto Vermiglio?’. Y como siempre, después de todo el sufrimiento, la recompensa de haber llegado, y como yapa, a un lugar espectacular, colgado de la montaña”, señaló.

El final fue con la etapa Vermiglio-Arco, de 125 kilómetros. “La trasmisión que traje le pasó factura a mi rodilla, pero un poco de hielo y una medicina Germany me dejaron rodar los últimos 30K a un promedio alto de 40km/h, por lo menos para mí”, relató el deportista celeste.

“Dos ingleses me traían enganchado de la pera. De cualquier manera con esta geografía no hay etapas fáciles, siempre tienen esos repechos en caracol que te comen las piernas y ahí es cuando hay que pedalear con el corazón”, agregó Sergio.

De esa forma, el inquieto deportista cumplió con su objetivo deportivo y con su campaña para promover la donación de órganos.

“Quizás después del trasplante el sentido de agradecimiento ha crecido en mí, el continuar viviendo gracias a un acto solidario como lo es la donación de órganos me ha hecho revalorizar este concepto”, indicó Sergio Miranda

“Sueño cumplido, gracias a Thomas Schladitz y Karsten Zeh; sin ellos esto hubiera sido imposible. Y de yapa un reconocimiento por haber sido el primer latinoamericano en participar en Euregiotour”, concluyó.

¡Compartir por correo electrónico!