Recibe nuestra newsletter y enterate de todo en el mundo del deporte

La difícil tarea de ganarle a la cabeza

La difícil tarea de ganarle a la cabeza

Soy de los pocos que tiene la suerte de ser uno de los primeros en largar en todas las carreras en las que participo. Bueno, en realidad estoy seguro de que ninguno de ustedes quisiera tener ese “beneficio” y una pequeña discapacidad en la parte izquierda del cuerpo, por más bien que se pueda disimular.

Por la razón que sea, lo cierto es que largo uno, dos, tres minutos antes que el resto de los competidores, dependiendo de la carrera y los organizadores. Eso permite que quienes tenemos cierta dificultad física podamos tener una distancia considerable respecto a los corredores de punta que tienen como principal objetivo conseguir un récord personal y evitar, además, que la muchedumbre nos pase por arriba, literalmente.

Salir delante de todos tiene sus pros y sus contras. Entre los aspectos positivos podría destacar el hecho de tener la calle libre para no andar eludiendo atletas que tienen un ritmo inferior al mío. Eso es muy importante porque muchas veces esos competidores involuntariamente se convierten en un obstáculo cuando se busca bajar las marcas personales.

Pero ser de los primeros en salir también provoca que en todas las carreras tenga que “jugar” un partido aparte con mi cabeza, más cuando veo transitar a miles de personas al lado mío, muchas de las cuales me dan su voz de aliento cuando se percatan del esfuerzo físico que realizo. Si bien es cierto que todos corremos a nuestro ritmo y la carrera es contra nosotros mismos, a veces se me hace muy difícil mantener la calma y concentración por la gran cantidad de atletas que veo pasar.

Son varias las veces en las que consciente o inconscientemente giro la cabeza y observo cuántos son los atletas que vienen detrás de mí para seguir liberando esa batalla interior contra mi cabeza, aunque sea por el orgullo de saber que no soy de los últimos. Sé que no voy a ganar la prueba, que salgo con la intención de bajar mis tiempos y mejorar mi rendimiento, pero también soy una persona muy competitiva y en cada carrera intento terminar lo más arriba posible en la clasificación general.

En las carreras en las que participan una gran cantidad de atletas es cuando más tengo que luchar contra mi cabeza y olvidarme de todo lo que pasa a mi alrededor. De todas formas, bien vale la pena recalcarlo, son en estas carreras donde también tengo más posibilidades de finalizar en la mitad del pelotón, por así decirlo, y sentir cierto alivio cuando observo la clasificación y me doy cuenta de que mi rendimiento fue muy bueno.

Los textos, informaciones y opiniones publicados en este espacio son de total responsabilidade del autor. Por ende, no corresponden, necessariamente, al punto de vista de Activo.news

Sobre el autor

Damián Tiscornia

Amante del running y periodista, profesión que ejerzo en la Secretaría Nacional del Deporte, en algunos sitios webs y en mi blog. Escribir es lo que me encanta y correr me apasiona, porque... VEA MÁS

¡Compartir por correo electrónico!