Recibe nuestra newsletter y enterate de todo en el mundo del deporte

Maldita lluvia

Maldita lluvia

En un abrir y cerrar de ojos, horas de entrenamiento pueden ser borrados de un plumazo por un factor muy importante en una carrera de calle: la lluvia. Este fenómeno meteorológico nos puede jugar una muy mala pasada cuando a una competición le dedicamos varios días de preparación, en cualquier aspecto.

Sabiendo que podía mejorar mis tiempos y conociendo la dificultad que presenta la Doble San Antonio, desde mi punto de vista la carrera de calle más linda del calendario por todo el clima que se genera y por lo hermoso que es observar toda la ciudad de Piriápolis iluminada mientras se desciende del cerro, fueron varios los días que entrené en la previa.

Pero con el pasar de los días empecé a sentir que esa dedicación sería en vano cada vez que observaba el pronóstico extendido del tiempo en el sitio Wunderground. En Piriápolis, la probabilidad de tormentas para el sábado 11 de febrero era cada vez mayor a medida que se acercaba el día, aunque para la hora estipulada para la carrera disminuía un poco. 

Eran varios los aspectos que se me cruzaban por la cabeza cuando observaba el pronóstico con bastante asiduidad: recordaba los días de entrenamientos y me imaginaba las calles del cerro mojadas, algo que desde mi punto de vista podía llegar a ser muy peligroso para el desarrollo normal del evento. Y mi físico, teniendo en cuenta que en unas semanas tendré las tan deseadas vacaciones, no quería arriesgarlo bajo ninguna circunstancia. 

El pronóstico de inestabilidad me hizo cambiar de planes muy sobre la marcha. Luego de dudar varias veces si era conveniente presentarme o no, opté por hacerlo, pero ya no para pasar el día al balneario del este, sino que llegaría sobre la hora de la carrera. No tenía ningún sentido ir bien temprano si iba a estar nublado y con una gran probabilidad de lluvias. 

Gracias al dios de los cielos, el evento se pudo desarrollar con total normalidad, pude tener un muy buen rendimiento en la carrera y no llovió como estuvo previsto durante unos cuantos días. De todas formas, como bien lo dice el título de esta columna, la lluvia es ese factor climático que puede cambiar todos los planes y evitar que cualquier atleta, haya entrenado o no, tenga un buen desempeño en la carrera.

 

Los textos, informaciones y opiniones publicados en este espacio son de total responsabilidade del autor. Por ende, no corresponden, necessariamente, al punto de vista de Activo.news

Sobre el autor

Damián Tiscornia

Amante del running y periodista, profesión que ejerzo en la Secretaría Nacional del Deporte, en algunos sitios webs y en mi blog. Escribir es lo que me encanta y correr me apasiona, porque... VEA MÁS

¡Compartir por correo electrónico!