Recibe nuestra newsletter y enterate de todo en el mundo del deporte

Cuando lo importante es llegar

Cuando lo importante es llegar

Bajar nuestros mejores tiempos, tener un buen rendimiento, disfrutar la carrera. Estos son algunos de los principales objetivos que nos trazamos antes de cada competencia quienes habitualmente corremos por distintos motivos, ya sea para practicar el atletismo de una manera amateur o profesionalmente.

Pero hay veces en las que no podemos cumplir ninguna de esas metas. O apenas una cuando nos damos cuenta que algunos de los objetivos trazados no los vamos a poder cumplir. Falta de entrenamiento, cansancio, dolores físicos y distintos obstáculos que se van planteando en el transcurso de la carrera son algunos de los motivos que nos llevan a modificar sobre la marcha lo previsto y plantearnos un solo objetivo: cruzar la meta.

“Ahí te va a ir bien. Es una carrera ideal para bajar los tiempos porque es muy plana”, recuerdo que me dijo un amigo cuando le comenté que este año por primera vez iba a correr 21 kilómetros en la Maratón de Punta del Este. Esa prueba iba a ser el último gran desafío mío del año, dado que ya había corrido cuatro medias maratonas.

A diferencia de las primeras cuatro, para la Maratón de Punta del Este no entrené como debía. Me sentía cansado, desganado. Quizás, justamente, por haberle dedicado tanto tiempo a las otras carreras, teniendo cuatro semanas de recuperación entre una y otra. Y una de ellas corriéndola en el exterior. Quizás, también, por saber cuáles eran las características del circuito y confiarme un poco.

En esa carrera mi principal objetivo era administrar bien mis energías y marcar mi mejor tiempo de este año. Pero a partir del kilómetro 17 cambió y pasó a ser uno solo: llegar, sin importar cómo. En ese momento me quedé sin más energías, mi cuerpo pareció “resetearse” y me costó volver a retomar el ritmo que venía teniendo hasta el momento.

En los 15 Kilómetros Metropolitanos me sucedió algo muy similar.  Las dificultades que presentó el circuito hicieron que luego de haber pasado el kilómetro 10 decidiera parar y transitar algunos puntos, como por ejemplo el repecho de Coimbra, tranquilo, sin ningún apuro. Pero en esta oportunidad, a diferencia de la carrera anterior, disfruté el trayecto que me faltaba, caminando y trotando por momentos.

“Disfrutá”, “divertite”, “cuidate”, son algunos de los consejos que escuchamos antes de las carreras, ya sea de algún familiar directo o de algún deportista que conocemos en el momento o hace un tiempo. Consejos que por lo general agradecemos cordialmente y que en muchas oportunidades no seguimos. Pero que, cuando se presentan ciertas dificultades no previstas, pasan a ser prioritarios, y los recordamos…

Los textos, informaciones y opiniones publicados en este espacio son de total responsabilidade del autor. Por ende, no corresponden, necessariamente, al punto de vista de Activo.news

Sobre el autor

Damián Tiscornia

Amante del running y periodista, profesión que ejerzo en la Secretaría Nacional del Deporte, en algunos sitios webs y en mi blog. Escribir es lo que me encanta y correr me apasiona, porque... VEA MÁS

¡Compartir por correo electrónico!