Recibe nuestra newsletter y enterate de todo en el mundo del deporte

Así es la caminata nórdica en Uruguay

En un país llano, llama la atención ver gente haciendo caminata nórdica por la Rambla u otras zonas de Montevideo. ¿De qué se trata?

Sin duda llaman la atención. Vas corriendo o en bici por la Rambla y te cruzas con un grupo de caminantes andando con bastones en sus manos, como si estuvieran en la montaña o en una zona de terreno inclinado. Y están en el país de “la penillanura levemente ondulada”.

La caminata nórdica es la actividad que realizan esas personas y que en los últimos meses se ha dado a conocer con más fuerza en Montevideo, si bien hace algunos años que llegó.

“El nordic walking se empezó a conocer en Uruguay en 2009 por medio de quien suscribe”, dice Carlos Ferreyra, quien trajo esta disciplina al país, según señaló.

“El objetivo es implantar esta actividad deportiva en la sociedad uruguaya en pro del bienestar de la población, como medio recreacional para mejorar la salud, el estado físico y la conexión con los espacios abiertos”, agregó.

Sobre el origen de esta actividad, la web caminatanordica.com, a cargo de Ferreyra, informa que la primera evidencia de caminar con bastones fue en 1966, cuando Leena Jääskeläinen, un profesor de educación física en la Escuela de Viherlaakso, Helsinki, Finlandia, presentó en sus clases “caminar con bastones de esquí”.

 

Ver más

Cómo adelgazar corriendo: paso a paso

Cómo ganar velocidad: seis consejos para principiantes

Ir al gimnasio, ¿antes o después de correr?

 

Los beneficios

Entre sus beneficios para la salud, destaca que la caminata nórdica “utiliza un gran número de grupos musculares en un mismo movimiento en contraprestación al running o a la marcha convencional, que utiliza sólo el tren inferior: abdominales, brazos, pectorales, espalda y cuello”.

También, señalan, mejora la capacidad cardiovascular y la oxigenación. Al respecto, explicaron que la actividad cardiovascular equivale a la de una suave sesión de running, con un aumento medio de un 13%, pudiendo llegar hasta un 40%. Y el consumo de oxígeno puede aumentar hasta un 60% con un aumento mínimo de un 20%.

Se destaca también que el consumo de calorías aumenta sustancialmente con una media del 20%, pudiendo llegar a un 40% en referencia a la marcha normal, situándose por encima de las 410 calorías/hora.

Articulaciones agradecidas

Otro de los beneficios de la caminata nórdica es que disminuye la presión sobre las articulaciones de tobillos, rodillas y cadera. También mejora la movilidad del cuello y la parte superior de la columna a la vez que fortalece la espalda y los brazos.

Además, contribuye a la prevención de la osteoporosis ya que las vibraciones que produce el bastón al apoyarse sobre el suelo generan el fortalecimiento de los huesos sin dañar las articulaciones.

Dos clases y a caminar

La caminata nórdica la pueden practicar desde niños hasta adultos mayores. Ferreyra asegura que con dos salidas se aprende la técnica y luego ya se está preparado.

“La técnica se aprende fácil y también ayuda a la coordinación y el equilibrio. Salidas en grupo, podemos conversar y ejercitarnos al mismo tiempo”, destacó Lilián, quien se enganchó con la disciplina.

Los grupos para practicar se reúnen en distintos puntos de Montevideo y además se le prestan los bastones a quienes no los tienen, para así probar cómo es la caminata nórdica. ¿Te animarías?

Más información aquí.

¡Compartir por correo electrónico!