Recibe nuestra newsletter y enterate de todo en el mundo del deporte

Corra y evite lesionarse en otros deportes

Para tener un mejor rendimiento deportivo y escaparse de las lesiones, los corredores tienen que ser conscientes de elementos clave como el peso, la dieta equilibrada, un buen calzado, ropa adecuada y el entrenamiento. Pero, más allá de eso, “sea consciente de los movimientos del cuerpo y del equilibrio, aspectos muy importantes y que pueden potenciar o dificultar el rendimiento”, añade Sergio Mauricio, corredor de maratón, ortopedista y miembro de la Sociedad Brasileña de Medicina del Deporte y Ejercicio.

La buena noticia es que el equilibrio no es algo con lo que solo se nace, sino que se puede aprender y, por consiguiente, mejorar. El equilibrio muscular ayuda a que se ahorre energía mientras se hace actividad física, optimiza el rendimiento y además evita lesiones.

Echa un vistazo estos consejos:

Equilibrar para funcionar mejor

Con el fin de prevenir las lesiones, el equilibrio muscular de todo el cuerpo juega un papel muy importante. Durante una carrera, tanto miembros inferiores (glúteos, cuádriceps, isquiotibiales) como superiores (bíceps, deltoides y toda la zona centro o core) deben estar alineados y sincronizados para tener un mejor rendimiento.

“Cada deporte tiene una necesidad específica dados los movimientos que conforman la práctica de cada actividad. Hay cargas diferentes en los músculos y articulaciones dependiendo del deporte que se practique. A menudo utilizo dos ejemplos comunes: la natación y el tenis. En ambos casos, las necesidades del cuerpo son muy específicas, pero el deportista debe sin excepción hacer un fortalecimiento general no solo para tener un buen rendimiento sino para reducir las posibilidades de lesiones. En el caso de correr, es importante fortalecer los miembros inferiores, pero es clave hacer un entrenamiento general”, explica el Dr. Sergio.

Para aquellos que están empezando en el mundo de las carreras, el mejor consejo es buscar un entrenador para tener un correcto inicio en la actividad y comenzar por el principio: fortaleciendo el cuerpo, para que se pueda correr mejor y evitar vicios que puedan perjudicar la carrera.

“Para aquellos que ya corran desde hace años, si no hay antecedentes de lesiones es mejor no cambiar el método de entrenamiento, ya que es evidente que la persona ya está adaptada al ejercicio. Por el contrario, si usted está teniendo alguna lesión, y esto está relacionado con la postura y el movimiento de los músculos, debe ser corregido “, continúa.

 

¿Cuáles ejercicios son los más recomendados para mejorar mi balance o técnica al correr?

Un ejemplo de ejercicio para mejorar el movimiento es permanecer en el mismo lugar, simulando el movimiento de la carrera, sin olvidar el movimiento de los brazos. Otra opción, es estando en el mismo lugar, simular el movimiento de carrera pero tocando con los talones los glúteos.

Una tercera opción es la “carrera” levantando las rodillas hasta el nivel de la cadera, sin olvidar mantener la brazada como cuando se corre normalmente.

Estos ejercicios sencillos aumentan la flexibilidad y mejoran su técnica durante la carrera y optimizan el uso de la energía durante la misma. Los ejercicios de fortalecimiento, por su parte, contribuyen a mejorar la resistencia a la fatiga, y se recomienda que sean indicados por un entrenador.

El estiramiento y la fuerza

Cuando los músculos están fuertes y estirados, tienen poco margen para contraerse y generar lesiones. Si los músculos no tienen fuerza, no contarán con la suficiente energía para funcionar adecuadamente. Y si ese es el caso y se hace un ejercicio prolongado, como una maratón por ejemplo, los músculos gastarán más energia de lo necesario, generando más fatiga y pudiendo llegar a lesionarse. “Si un músculo se retrae es probable que afecte la elasticidad del mismo y llegue a comprometer la posición de una articulación. Y este pequeño cambio será suficiente para cambiar toda la biomecánica de las articulaciones e interferir con el rendimiento deportivo”, explica el especialista.

Para ello, lo ideal es variar el estímulo y combinar la carrera con otros deportes como la natación, el ciclismo, el entrenamiento con pesas o yoga, ejercicios de equilibrio y técnica que permitan la fuerza y la elongación. Músculos fuertes y estirados, protegen las articulaciones de las lesiones; mejoran la flexibilidad, aumentan la amplitud de movimiento y de este modo se optimiza el ritmo de carrera.

¡Compartir por correo electrónico!