Recibe nuestra newsletter y enterate de todo en el mundo del deporte

Fútbol y running: ¿se pueden complementar?

Corrida y fútbol son dos pasiones, dos prácticas muy comunes entre los deportistas. ¿Intentar hacer ambas es una mala idea? ¿Es bueno para tu entrenamiento de corrida jugar un partido durante la semana? Es posible, sí, intercalar los dos ejercicios, siempre y cuando el atleta conozca las características de cada uno y cómo hacer para evitar lesiones.

 

Entrenamientos

Según Vinícius Nunes, de la asesoría deportiva Lobo, de San Pablo, el atleta debe agregar en su planilla semanal de entrenamientos el volúmen de corrida del partido de fútbol. “Si el atleta juega dos veces por semana, durante 60 minutos cada día, no precisa hacer cuatro entrenamientos de corrida, sino tres. Tres sesiones de running y dos partidos de fútbol pueden ser suficientes”, explica el entrenador.

Además, como la exigencia muscular es diferente, el atleta que tiene la corrida como deporte principal debe priorizar trabajos de resistencia, ya que los picos de explosión se darán, naturalmente, en el fútbol.

Las fibras musculares requisitadas en cada deporte son diferentes. El corredor, generalmente, usa fibras musculares del tipo 1, y el jugador de fútbol usa de tipo 2. La principal diferencia entre esas fibras está en la resistencia: la tipo 1 resiste mucho más al esfuerzo físico. La 2 está más enfocada hacia la explosión y la fuerza.

“Mientras practica fútbol, el atleta necesita picos de velocidad y cambios de dirección. Si usa fibras exclusivamente rojas del tipo 1 (de mayor resistencia) eso es muy arriesgado”, alertó Angelo Grevizrky Morães, fisioterapeuta de la clínica Fleury.

 

Intensidad y volumen

Otro factor importante es la relación entre la intensidad y el volumen. “Los sistemas energéticos de producción de energía son diferentes. Existe mucha variación de intensidad en el fútbol, mientras que en la corrida de calle predomina el volumen”, dice el entrenador Eduardo Biagarelli.

Esas diferencias hacen que un jugador de fútbol consiga hacer de mejor forma las corridas más cortas. En el caso de que quiera dedicarse a distancias más largas, el acondicionamiento físico conseguido en el fútbol será una ventaja en esa adaptación.

“Todo atleta o exatleta tiene una preparación física específica de la modalidad. En el caso del futbolista, es común que tenga un buen desarrollo cardiorespiratorio y una mecánica favorable para practicar el running, lo que dará como resultado una adaptación más rápida”, sostuvo Nunes.

¡Compartir por correo electrónico!