Recibe nuestra newsletter y enterate de todo en el mundo del deporte

Controversia: Bebidas isotónicas, ¿sí o no?

Quienes llevan un tiempo en el running ya están habituados a la presencia de esas botellas multicolores. Quienes recién ingresan, de a poco van conociendo los sabores que más les gustan y los que jamás volverán a tomar.Pero todos, casi sin excepción, son consumidores de bebidas isotónicas. Ahora presentamos a dos nutricionistas que nos indican ventajas y contras de este consumo, para que encares tus entrenamientos y carreras con más información.

 

A favor

 

Indudablemente, el entrenamiento físico es fundamental para un corredor que aspire a conseguir buenos resultados en carreras. Pero está lejos de ser el único aspecto a considerar si se quiere mejorar.Existe otro entrenamiento, menos visible y en muchos casos subestimado, que no por ello resulta menos importante: El entrenamiento de la correcta hidratación, que no se limita a tomar agua cada vez que aparece la sed.

El consumo de bebidas isotónicas o deportivas durante la actividad física es parte de este entrenamiento y ofrece una serie de ventajas: evita la deshidratación, mantiene la concentración de minerales sanguíneos y favorece un mayor rendimiento deportivo.

Las bebidas isotónicas contienen la relación justa de agua y azúcar, lo que permite la hidratación inmediata y mucho más efectiva que bebiendo sólo agua. Beber agua junto con azúcar, en la proporción que contienen estas bebidas, permite que el agua sea absorbida en el tracto intestinal mucho más rápido que bebiéndola sola, rehidratando de manera más rápida y efectiva. El azúcar que tiene incorporada además nos provee de energía.

Al momento del esfuerzo físico, nuestro cuerpo transpira para mantener la temperatura corporal. En esa transpiración no sólo se pierde agua, sino que además se pierden minerales como el sodio y el potasio. Dichos minerales son necesarios para las funciones metabólicas del cuerpo y si durante la actividad física intensa no reponemos los minerales perdidos, disminuye el rendimiento físico, será más difícil mantener el ritmo de carrera y habrá más probabilidades de calambres.

Con el cuerpo correctamente hidratado y con la cantidad necesaria de minerales que aportan estas bebidas, hay mayor posibilidad de conseguir un rendimiento óptimo. Los músculos funcionan al ciento por ciento siempre y cuando no falten los elementos necesarios: agua y minerales. Por ello, bebiendo este tipo de líquidos, cuyas concentraciones son las óptimas, se incorporan las cantidades justas y necesarias de agua y minerales.

Lic. Virginia Rouco – Argentina

Nutricionista

 

En contra

En toda carrera hay puestos de hidratación en los que se les brindan bebidas isotónicas a los corredores, pero no es conveniente consumirlas durante la competencia.

Estas bebidas son cuidadosamente preparadas en cuanto a la calidad y cantidad de sus ingredientes para rehidratar al deportista luego de perder líquido, energía y sales minerales durante el ejercicio. Básicamente, su composición química está formada por agua e hidratos de carbono complejos (polímeros de glucosa o maltodextrinas) y simples (fructosa, glucosa, sacarosa o dextrosa). También aportan sales minerales diversas como el cloro, el potasio y el sodio.

El problema es que en casi todas las carreras se ofrece a los deportistas la presentación de bebidas isotónicas en polvo, mezcladas con agua. Se preparan en grandes bidones y el personal contratado por la organización la sirve en vasitos para repartir entre los corredores.

Generalmente, la reconstitución de estas bebidas se hace mal. Si al realizar dicha reconstitución la bebida queda muy diluida, no repone al deportista en forma óptima. Si queda muy concentrada, puede llegar a causar alguna intolerancia gástrica o mala aceptación por el deportista.

La bebida que ya viene lista para consumir en botella tiene los aportes exactos que se exhiben en la etiqueta de información nutricional, pero cuando se trata de la versión en polvo si el agua que se usa para la preparación tiene un fuerte aporte de minerales, queda distorsionada la composición de la bebida.

Además, no suele estar cuidada la temperatura en la que se reparten estas bebidas en la carrera, y esto puede ocasionar problemas. En verano suele suceder que la bebida isotónica que se ofrece no está fresca. He recabado testimonios de muchos deportistas que dicen haber tenido problemas gastrointestinales durante la carrera después de ingerir este tipo de bebidas en esas condiciones. Cuando se trata de agua sola no importa la temperatura, es muy difícil que caiga mal.

Por todo esto, recomiendo utilizar agua potable para hidratarse en las carreras. Para reponer energías, potasio y sodio, recomiendo ingerir geles energéticos.

Lic. Matías Robaldo – Argentina

Nutricionista

 

¡Compartir por correo electrónico!