Recibe nuestra newsletter y enterate de todo en el mundo del deporte

¿Por qué duele?

¿Le duele? ¿Dónde?
Señale el lugar donde le duele y le indicaremos cuáles son los posibles diagnósticos, cómo tratarlo, cómo fortalecer la zona y una serie de consejos para aliviarlo. Así, volverá a los entrenamientos como nuevo.

1 2 3 4 5
1 2 3 4 5 6

Síndrome de la banda iliotibial

30 de marzo de 2016 por Activo ¿Por qué duele?

Ese dolor en el lateral de la rodilla que pone trabas a tu entrenamiento podría perfectamente evitarse.

Causas

• Aumento repentino del volumen de entrenamientos
• Correr frecuentemente en terrenos desnivelados o en declive.
• Cuando se tiene un encortamiento muscular, especialmente en el muslo.
• Poca fuerza en los abductores de la cadera, los músculos que
ayudan a apartar las piernas.
• Una diferencia mayor a 1 cm en el largo entre una pierna y otra.
• Desajuste en las rodillas, los tobillos o entre un paso y otro.
• Insistir con calzados muy deteriorados.

Síntomas

• Dolor al presionar el borde externo de la rodilla.
• Dificultad para correr en bajadas o para bajar escaleras.
• Dolor en la rodilla, al pisar, durante el trote o después del
entrenamiento.
• Molestia durante la entrada en calor o en los último kilómetros del
recorrido.

Síndrome-Iliotibial
A banda iliotibial friccionando parte do fêmur

Tratamientos

• Visitá un médico ni bien comiences a sentir dolor.
• Acudí a sesiones de fisioterapia.
• Hacé musculación para fortalecer los abductores de la cadera.
• Elongar también es muy importante
• Reemplazá temporalmente el trote por caminatas, bicicleta (sin
pedalear parado), natación…
• Volvé al entrenamiento de forma gradual, con una progresión de
esfuerzo adecuada y bajo orientación profesional.

Prevención

• Hacé entrada en calor y elongación – Siempre.
• Evitá usar calzados viejos, principalmente con el talón gastado.
• Reducí intensidad y frecuencia, y si sentís dolor, evitá las bajadas.
• Invertí el sentido del trote en distancias cortas y en terrenos
inclinados, para compensar los movimientos.
• Fortalecé, aplicá hielo y masajeá los músculos.

Vuelve al entrenamiento
Cuando puedas, sin sentir dolor:

• palpar la región externa de la rodilla.
• correr rápidamente y en línea recta.
• flexionar totalmente las rodillas y volver a estirarlas.
• correr aplicando curvas bruscas, dibujando un “8” en el circuito.
• saltar con las dos piernas primero, y luego, sólo con la recuperada.

La banda iliotibial fricciona parte del fémur”

Sentir dolor al pisar o al palpar, en la parte lateral de la rodilla. Una pesadilla por la cual todo corredor pasó, o peor, está pasando. El síndrome de la banda iliotibial es simplemente, una tensión o inflamación del tejido conector entre este sector (que se extiende desde la cadera y continúa por la parte externa del muslo hasta cerca de la rodilla) y la parte externa del fémur.

Este tipo de lesión está directamente relacionada al tipo de pisada. Comienza con una pequeña molestia que podría desconsiderarse. Esta molestia disminuye su intensidad, entonces seguimos corriendo. Esto empeora las cosas. Pero la molestia nuevamente mejora y uno insiste en seguir corriendo. A largo plazo, entre idas y vueltas de la molestia, habrá que disminuir las distancias en los entrenamientos, hasta vernos obligados a interrumpirlos completamente. Por tal motivo es fundamental buscar atención profesional ni bien aparecen los dolores. Esto podrá facilitar el tratamiento y acelerar el retorno a las pistas. Algo importante es que no debemos confundir el síndrome de la banda iliotibial con la “rodilla de corredor” (tendinitis de rodilla) que, al contrario, duele únicamente durante la entrada en calor, subiendo  escalones y cuestas, o cuando realizamos ejercicios de flexión.

Cómo sucede
La banda iliotibial ayuda a los movimientos y estabiliza la articulación de la rodilla y la cadera, pero la parte inferior del tejido conector, densa y fibrosa, pasa por encima de una saliente del fémur (cóndilo femoral), esto puede generar un roce o irritación y, es aquí donde comienzan los dolores en la parte externa. Como el mayor contacto con el fémur se produce al andar, cuando los pies tocan el suelo (30º de flexión de las rodillas), y los corredores de largas distancias mantienen frecuentemente ese ángulo, son las mayores víctimas de este síndrome – más aún los que exageran en sus entrenamientos. Cuando el síndrome iliotibial aparece, es posible sentir dolor sólo con palpar esa zona, otras veces durante la entrada en calor y otras sólo durante los últimos kilómetros, pero no aparecerán hematomas en el sector dolorido.

¡Compartir por correo electrónico!