Recibe nuestra newsletter y enterate de todo en el mundo del deporte

Derek Murphy, el detective de las carreras

Foto:Maratón de Chicago

Derek Murphy, desde la sala de su casa, se dedica a atrapar a aquellos corredores tramposos que dicen haber hecho unos tiempos que han sido, de una forma u otra, falseados. De esta manera intenta limpiar de trampas el altetismo y hacer justicia a aquellos que, por culpa de los que han mentido, no pudieron participar en una determinada prueba.

En la pasada Maratón de Boston, celebrada el 17 de abril, Murphy se encargó de desenmascarar a 30 corredores que habían clasificado de forma fraudulenta, dando a la organización tiempos manipulados. Uno de ellos fue Cindy, que dijo haber corrido la Maratón de Nueva York en 3h17m29s.

Con la mosca detrás de la oreja, Murphy revisó las fotos de la carrera neoyorquina pero no encontró ninguna de Cindy. Sin embargo, sí que encontró una donde un atleta portaba el número de pecho que le correspondía a ella. El detective contactó a los organizadores y Cindy fue descalificada.

 

Ver más

Daniel Wanjiru gana la Maratón de Londres, 9s por encima de Bekele

Bekele culpó a Nike por su derrota en Londres

El keniata Kirui ganó la Maratón de Boston

 

Según datos oficiales de las organizaciones, el porcentaje de los corredores que hacen trampa para hacer una determinada carrera se corresponde al 0.01%. En la pasada Maratón de Londres del 23 de abril corrieron alrededor de 40.000 corredores. Según ese porcentaje (aunque entendiendo que se están contemplando las demás competencias también), cuatro personas habrían corrido por las calles londinenses mediante algún tipo de estafa. El trabajo de Derek es identificarlos y exhibirlos.

Así pasó también con el sonado caso de Jane Seo, colaboradora de The New York Times y The Huffington Post, que había hecho de todo para llegar segunda en la Media Maratón de Fort Lauderdale, en Estados Unidos. Después, el engaño fue revelado por Derek, a quien le había sorprendido que la joven llegara a la meta sin una gota de sudor en el rostro. Le bastó con ver una foto de Seo de después de la carrera, donde su reloj GPS aparecía detenido en el kilómetro 18, por lo que no habría completado los últimos tres. Después, Seo reconoció su error y pidió disculpas.

El detective, periodista y exmaratonista tiene su propia página web, desde la que anuncia el resultado de sus investigaciones y logros para dejar su espacio a aquellos corredores legítimos y quitárselo a los engañosos.

¡Compartir por correo electrónico!