Recibe nuestra newsletter y enterate de todo en el mundo del deporte

Cómo garantizar tu dosis de euforia cuando corrés

Estudios identificaron formas de activar al cerebro para lograr esa sensación de euforia cuando corrés

Más de una vez habrás sentido esa sensación de bienestar mientras vas sumando kilómetros a tu entrenamiento o carrera. Esa euforia del corredor ha sido estudiada recientemente por investigadores para determinar cómo responde el cerebro, y concluyeron que puede estar codificada ahí mismo.

Pero algunas veces, por distintos motivos, ese estado no se alcanza o es contrarrestado por otras incidencias al correr, como las lesiones o el estrés. Estudios han determinado las condiciones en que esa euforia aparece con más fuerza.

Las endorfinas

Uno de los desencadenantes de ese estado son las endorfinas, quizas las más conocidas y escuchadas por los corredores.

Se trata de opiáceos naturales, sustancias químicas que actúan de manera similar a la morfina, su homóloga diseñada en laboratorios, que entre sus usos destaca su capacidad para calmar los dolores. En 2008 investigadores alemanes identificaron dónde se generan mediante el uso de escaners cerebrales.

También descubrieron que en salidas a correr de dos horas de duración, las regiones prefrontal y límbica de los cerebros de los corredores estudiados liberaban las endorfinas. Cuanto mayor era la cantidad, más bienestar generaban.

¿Cómo sentir las endorfinas?

Las endorfinas son calmantes naturales del organismo que se producen como respuesta a la incomodidad física. De todas formas, para alcanzarlas no hay que cansarse hasta el extremo. Con una exigencia cómoda, como una sesión de cambios de ritmo, se pueden generar.

A modo de ejemplo, el estudio realizado en Alemania fue con corredores experimentados, para quienes una salida de dos horas a un ritmo de 4-5 minutos por kilómetro no les resultaba extenuante, pero sí exigente.

En ese sentido, la mayoría de los corredores libera endorfinas cuando realiza un esfuerzo moderado y no al máximo. En una salida corta no se logrará la segregación. Lo mismo si se quiere hacer una distancia agresiva, el agotamiento será más fuerte que la sensación de bienestar.

Otro detalle a tener en cuenta es que si el corredor está lesionado o con falta de entrenamiento, o recién comenzando a moverse, las endorfinas no son capaces de enmascarar esas situaciones.

 

Ver más

Los entrenamientos largos te hacen un corredor más fuerte

Corrió una ultramaratón y una maratón con apenas 6h de descanso

El héroe de los “mortales”: Yuki Kawauchi, portero de escuela y mejor corredor amateur del mundo

 

También influye en la liberación de endorfinas salir a correr en grupo. Según la Universidad de Oxford, en un estudio con un grupo de remeros que entrenaban juntos, se comprobó una mayor liberación de endorfinas que quienes lo hacían solos.

Para quienes entrenan solos, una buena alternativa es correr con música, ya que hay estudios que señalan que ayuda a la segregación.

Los endocannabinoides

Además de las endorfinas, las vedettes en esto de la euforia del corredor, están los endocannabinoides, otra sustancia que libera nuestro cuerpo y que son la versión natural del THC (tetrahidrocannabinol), sustancia química responsable del efecto de la marihuana.

Uno de los endocannabinoides, la anandamida, es considerado el responsable de esa sensación de calma.

Con respecto a las endorfinas, los endocannabinoides tienen a su favor que son generados por casi todas las células en el cuerpo, lo que le da un mayor potencial a la hora de generar un impacto en el cerebro.

¿Cómo sentir los endocannabinoides?

Se considera que responden al estrés y no al dolor, pero al correr puede no resultar posible diferenciar ambas sensaciones. Eso deja abierta la puerta a que el mismo mecanismo que desencadena las endorfinas desencadene también la producción de endocannabinoides.

Para sentirlos, sin embargo, es necesario un entrenamiento exigente, pero no extenuante.

En ese sentido, se indica que correr entre 75-80% de nuestra capacidad cardíaca máxima sería lo ideal para desencadenar la segregación de una hormona como el cortisol, que se libera como respuesta al estrés, y producir endocannabinoides.

Los investigadores también dan a entender que en pequeñas dosis, el estrés mental puede incidir en la generación de endocannabinoides. Entonces, por ejemplo, la ansiedad previa a una carrera podría ser beneficiosa. Pero si el estrés es crónico, no se lograría el efecto.

Al respecto, la directora del Centro de Investigaciones de Neurociencia del Medical College de Wisconsin, señaló que se necesita dormir ocho horas al día para que se produzca una segregación óptima de endocannabinoides.

También determinó que los niveles de endocannabinoides son tres veces superiores a primera hora de la mañana, comparado con el final de la jornada. De este modo, madrugar podría ayudar a los corredores en este sentido.

¡Compartir por correo electrónico!