Recibe nuestra newsletter y enterate de todo en el mundo del deporte

No te rindas: consejos para no abandonar una carrera

Foto:Consejos para no abandonar una carrera

 

Entiende lo que debes hacer para no quedarte en el camino y conseguir el tiempo planeado

 

Participar en carreras largas puede ser estresante, por eso es siempre importante estar atento a las señales del cuerpo y conocer tu límite para no “quebrarte” en la prueba. Estos son algunos consejos a seguir, desde la preparación hasta la meta.

El entrenamiento

Es muy importante entrenar de acuerdo al tipo de prueba que piensas encarar y estudiar bien el recorrido para no encontrarse con sorpresas. También es fundamental trabajar la psicología, con ejercicios que simulen el trayecto de la corrida.

Alimentación

En los días previos a la prueba, abastece tu cuerpo con mucha agua y buenas fuentes de carbohidratos. Pocos días antes, la variación de esas fuentes puede ser mayor, incluso con fibras y otros nutrientes. El día anterior a la carrera, escoge fuentes más simples.

Hora de dormir

Huye de la ansiedad y prepárate con antelación para dormir temprano. Descansa, lee un buen libro y alimentate bien antes de acostarte. Recuerda que el descanso será esencial para tu rendimiento.

Pre-prueba

Prepara un desayuno sin muchas novedades, con alimentos que consumes frecuentemente antes de correr; evita productos pesados, con muchas grasas por ejemplo. Nuevamente, hidrátate bien.

Llegada al lugar de la carrera

Llegar temprano y conocer el lugar de la largada ayuda a ambientarte y evita la ansiedad, lo que te puede hacer sentir más confiado para correr. Aprovecha el tiempo y calienta bien con una caminata o trote ligero.

Partida

Parte en el grupo destinado a tus intervalos de tiempo. Además de evitar choques con corredores más veloces, serás capaz de controlar mejor tu ritmo, ya que estarás rodeado de atletas con un nivel similar. Nada de prisa, la prueba es larga y aunque pierdas algunos segundos entre la multitud, eso hará poca diferencia en el tiempo final.

Mantén un ritmo

Utiliza siempre la estrategia trazada en los entrenamientos, nada de acelerar más de la cuenta. Eso podrá causar desgaste excesivo.

Cuidado con la hidratación

Durante el recorrido, no dejes de hidratarte en todos los puntos, aunque no tengas sed. La contracción muscular está ligada a la hidratación y sentir sed ya es una señal de que el cuerpo está con falta de agua.

Llegada

Al percibir que la meta está cerca, tienes permitido aumentar un poco el ritmo (siempre que te sientas bien). Ten cuidado para no acelerar demasiado antes y “quebrarte” antes de cruzar la meta.

¡Compartir por correo electrónico!