Recibe nuestra newsletter y enterate de todo en el mundo del deporte

Richard Hidalgo quiere reinar "en los cielos"

 

Richard Hidalgo es un destacado alpinista peruano desde hace 25 años y tiene como objetivo conquistar, sin oxígeno suplementario, las catorce montañas más altas del mundo (“14 8 miles”) para 2021, año en el que se celebra el Bicentenario de la Independencia del Perú.

Ingeniero Industrial de profesión, un día decidió cambiar de rumbo.  Siempre tuvo un espíritu aventurero, pero fue de manera casual que encontró aquel anuncio en un diario local en el cual se ofrecía un curso básico de montañismo. Enseguida se inscribió y, poco después, obtuvo su licencia como guía internacional. Desde entonces, vive en las alturas.

Richard es el único peruano que ha “coronado” las cinco montañas más altas del mundo: Shisha Pangma, Nepal (8.046 m), en 2006; Cho Oyu, la sexta montaña más alta del mundo (8.201 m), en 2007; Manaslu (8.163 m), en 2011; Annapurna (8091), en 2012; y Gasherbrum II (8035), en Pakistán, en agosto de 2015.

La primera montaña que escaló fue el Monte Meiggs (5021 metros sobre el nivel del mar) ubicado en Ticlio, provincia de Huarochirí, a cuatro horas de Lima.  Fue una experiencia realmente traumática: sufrió de soroche, náuseas, mareos y todos los malestares posibles propios de la altura, pero nada lo detuvo para que siguiese con sus planes.

El pasado mes de mayo tenía como objetivo conquistar el monte Everest, la montaña más alta del mundo (con una altura de 8848 m.s.n.m.), ubicada en el Himalaya y que delimita la frontera entre China y Nepal.  A un paso de “coronar” el Everest y estando a escasos 448 metros, tuvo que iniciar el descenso debido a las fuertes nevadas.

Por su topografía, la montaña tiene peligros como avalanchas, ventiscas, vientos de más de 50 kilómetros por hora, peligro de grietas, nevadas que duran días; además de los propios riesgos de la altura y de lo que pueden provocar en el cuerpo las bajas temperaturas.

En esta oportunidad le fue esquivo el “Everest”. Regresará por la revancha, sin dudas.  Como dice una de sus frases favoritas (correspondiente a T.S. Eliot): “Sólo aquellos que se arriesgan a ir demasiado lejos, pueden descubrir lo lejos que pueden llegar”.

Alrededor de 30 alpinistas han logrado llegar a las 14 cimas más altas del mundo, sin asistencia ni oxígeno suplementario.  Es un reto que requiere años de preparación, paciencia, presupuesto y, claro, pasión por las montañas.

Richard considera que el montañismo es un estilo de vida y afirma que la disciplina es importante y necesaria para alcanzar el éxito, más aún al involucrarse en un proyecto tan grande que implica compromiso y sacrificio.

 

¡Compartir por correo electrónico!