Recibe nuestra newsletter y enterate de todo en el mundo del deporte

Triunfazo en la montaña para preparar el Mundial

Lali Moratorio ganó en la dura Trail del Viento de Neuquén, última carrera antes de participar con Uruguay en el Mundial de Portugal

“Trail del Viento fue una carrera durísima, muy, muy dura. Y muy hermosa también”. Para Lali Moratorio, el trail running es sacrificio pero también momentos para disfrutar. Así lo deja escrito en los posteos tras sus carreras y así se lo contó a Activo luego de ganar la carrera de Neuquén, Argentina, en el marco de su preparación para el Mundial de Trail en Portugal.

La corredora volvió a destacarse en la prueba realizada en el norte de esa provincia argentina, en zona de Cordillera de los Andes, con salida desde Andacollo y pasando por Huinganco. Fueron unas nueve horas subiendo y bajando.

“Siempre para los uruguayos enfrentarnos a la montaña es un desafió porque no tenemos desnivel acá y el entrenamiento se hace por repetición acá: subimos y bajamos pequeños cerros, o algunos relieves como las canteras, infinidad de veces, buscando la mayor cantidad de variantes posibles para imitar un poco lo que después hacés en la montaña”, contó Lali al hablar de su preparación en Uruguay, un país llano.

“Pero acá no te pasa de estar subiendo durante tres horas seguidas, nunca. La Cordillera es implacable. Empezamos a trepar y aquello parecía que no terminaba nunca más, es otro deporte, es otra cosa distinta a la que entrenamos acá”, agregó.

“Te ardían los gemelos”

Por ese motivo, el Trail del Viento “fue muy duro”, señaló. “A su vez esta carrera tenía algún tramo técnico. Tenía mucho desnivel pero también tenía tramos muy corribles, entonces no había chance de relajarse nunca”, explicó.

“Había que estar como superconcentrado y aprovechar al máximo esos tramos de plano donde nosotros nos podemos hacer más fuertes”, agregó. “Pero claro, venías de un kilómetro vertical que te había dejado detonado, que vos en caliente sentías que te ardían los gemelos, te ardían los glúteos, que los posteriores estaban al punto del calambre, que en la bajada los cuádriceps pedían clemencia, y bueno, era muy complicado correr al ritmo del plano viniendo de ese plano. Y bueno, entre uno y otro deporte, porque para mí era como cambiar de deporte todo el tiempo esa carrera, llegamos a la meta”, señaló.

Para Lali fue una carrera muy difícil, pero en gran parte logró sortearla gracias a su fortaleza mental. “Por suerte venía muy bien entrenada porque estoy preparando el mundial, pero me costó un montón. A nivel físico fue la carrera más dura que tuve, sin duda”, expresó.

“Por suerte la cabeza venía bien. Estaba muy fuerte de cabeza, muy enfocada. Estoy aprendiendo a competir, y es todo un entrenamiento también eso, e iba muy concentrada en que tenía que estar peleando la punta. Creo que fue a la primera carrera que fui con cabeza ganadora, sabiendo que yo tenía que estar en el podio. Y bueno, no es fácil, pero lo logré y estoy recontenta”, señaló.

De esa forma, Lali se impuso en los duros 65 kilómetros del Trail de Viento, prueba que tuvo unos 600 corredores y que en la categoría damas tuvo a la bandera uruguaya en lo más alto del podio.

Rifas para el Mundial

El siguiente y principal objetivo de Moratorio es el Mundial de Trail de Portugal, el Tran Peneda Geres, que se disputará a fines de octubre y en el que ella estará integrando la selección uruguaya, que por primera vez participará de la principal carrera de la Asociación Internacional de Trail Running (ITRA).

El Trail del Viento fue parte de su preparación, ya en el último tramo, para la carrera del año. “La estrategia era que el Trail del Viento, con sus 60 kilómetros y un poco más, ya que fueron 65, y los 42, que fueron 40 y pico de Yabotí (ultramaratón de Misiones, Argentina, que ganó en setiembre), entraran en la preparación de lo que iba a ser Trans Peneda Geres que es la carrera del Mundial. Entonces hace tres o cuatro meses que estoy enfocada en Portugal y estas dos carreras fueron mojones que me llevan a ese gran objetivo”.

Además del apoyo que el equipo uruguayo tendrá de parte de la Confederación Atlética del Uruguay (CAU), Lali vendió rifas para costear otros gastos con el fin de llegar de la mejor manera.

“Viajo el 22 de octubre”, contó. “Estoy volviendo a trotar después de este palo de nueve horas de Neuquén, el sábado y el domingo tengo un buen fondo de desnivel, la semana va a ser a full de mucha carga, mucho desnivel y muchos kilómetros. Y después algún trote en Europa, a meterle garra en la carrera y a disfrutar. Y sobre todo a aprender, porque es una oportunidad única de estar ahí, con gente que uno ni soñó tener cerca, y son cinco días que tenemos en la previa porque por suerte ITRA nos invita al hotel a todas las delegaciones y vamos a estar compartiendo con tipos que son de otro plantea, mujeres increíbles, así que vamos a tratar de aprender de ellos”.

“Y obvio que tratar de dejar una semillita ahí con Uruguay, de hacer una buena representación no solo en lo deportivo, sino como gente, ser una buena embajadora de nuestro país para que quede una buena imagen y sea más fácil para los que después representen a Uruguay. Esto recién empieza. Estoy copada, agradecida y orgullosa de poder estar ahí”, concluyó Lali.

¡Compartir por correo electrónico!