Recibe nuestra newsletter y enterate de todo en el mundo del deporte

Una uruguaya entre “comechingones”

Lucía Daglio participó de la dura, madrugadora, mística y fría carrera que se corre en las sierras grandes de Córdoba y contó su experiencia a Activo

Terminaron la semana laboral, cargaron el auto -con los bolsos ya armados- y emprendieron el largo viaje hasta las sierras cordobesas. Deportistas y aventureros, Lucía Daglio y su novio Nicolás partieron rumbo a Villa Yacanto de Calamuchita para correr la Amanecer Comechingón, una tradicional carrera de trail de montaña que cuenta con varias particularidades, esas que la hacen única.

Tras recuperarse de los 75 kilómetros recorridos y el frío, Lucía describió su experiencia para Activo:

“Amanecer Comechingón es una carrera de trail de montaña en las sierras grandes de Córdoba; tiene varias distancias: 13, 22, 35 y dos ultras de 50 y 75K. Da comienzo a las 5:00 AM con la mayor de las distancias para, como dice su nombre, ver el amanecer en uno de los cielos que, aseguran, es de los más lindos de Argentina.

Toda la mística que encierra es muy pintoresca, correr en tierras que habitaron los indios Comechingones, atravesar lo que va quedando de construcciones en piedra, respirar aire puro de las sierras y, por supuesto, ver un amanecer único, eran motivos suficientes para decir presente.

También la elegimos por los puntos ITRA (Asociación Internacional de Trail Running) que otorgaba (4 puntos en los 75km). Estos puntos son necesarios, ya que para el 2017 el plan es correr la CCC, la hermana menor de UTMB en los Alpes, pasando por Francia, Italia y Suiza”.

La preparación de este tipo de carreras puede ser a veces complicada para los atletas uruguayos, según describe Lucía. “Aquí no contamos con una topografía similar. Además nuestros tiempos son limitados, los días de semana pasamos 12 horas fuera de nuestra casa por el trabajo, y se entiende que se debe entrenar mucho, ¡para correr mucho! Pero siempre las ganas están, y contra viento y marea le salimos al entreno, el cual dejamos en las manos de Leonardo Yozzi, nuestro entrenador”, contó la atleta.

La carrera

Pero como bien dice el aviso, Amanecer Comechingón es un gran desafío, que no todos completan. Daglio y su círculo de confianza lo sabían. “Durante esta carrera, particularmente sufrí más que en cualquier otra. Las condiciones climáticas no fueron las mejores. Sufrí mucho el frío, la lluvia, los arroyos y ríos de agua helada que atravesamos de día y de noche. El terreno estaba muy técnico y resbaladizo. Llegó el momento donde mis manos dijeron basta, el frío las había hinchado muchísimo, no podía mover los dedos, no sentía los pies, los kilómetros se me pasaban muy lento. Pero siempre en la cabeza tenía un solo objetivo: cruzar la meta, encontrarlo a Nico”.

 

 

¡Compartir por correo electrónico!