Recibe nuestra newsletter y enterate de todo en el mundo del deporte

Una uruguaya contra ‘la fuerza del viento’

Laura Rossi disputó la Huairasinchi, una carrera de aventura de 400 kilómetros non-stop en Cali, Colombia, que tuvo de todo y se lo contó a Activo

Armó su bolso, metió su bicicleta en una caja y se fue a Cali. La uruguaya Laura Rossi recibió la invitación para disputar la carrera Huairasinchi, “la fuerza del viento” en cotacachi, y no lo dudó. Especialista en carreras de aventura, afrontó este nuevo desafío que constó de una carrera de 400 kilómetros sin interrupción con varios tramos.

“Las disciplinas que incluyó fueron MTB, trekking, remo, orientación, kayak, boya cross (cámaras de ruedas de auto infladas para navegar en los ríos donde el agua corre con bastante fuerza) y rappel en uno de los edificios más altos de Colombia, la Torre de Cali”, indicó a Activo.

Además de las distintas modalidades que formaron parte de la prueba, la Huairasinchi también tuvo distintas variantes de terreno, así como tramos en selva, montaña, ríos, mar y ciudad. “Las condiciones fueron de mucho calor y mucha humedad, típico de la zona. A algunos equipos les ofreció mucha dificultad, ya que había que estar muy pendientes de la hidratación”, comentó.

Todas esas condiciones hicieron que el nivel de dificultad fuera “alto”, señaló Rossi. “Hubo mucho desnivel tanto en los trekking como en la bici. Prepararse para estas condiciones en Uruguay es difícil ya que no tenemos montañas. Lo logramos sólo a base de repetición”, explicó.

Para esta carrera no hizo una preparación especial, ya que lo hace todo el año. ”Siempre entreno, es mi estilo de vida, así que lo que hago, aproximándose en la fecha de las carreras, es aumentar las cargas horarias”, sostuvo.

“El entrenar y correr es una de las cosas en la vida que más disfruto.  Hoy estoy dedicándole gran parte de mí tiempo, me siento feliz y agradecida por haber encontrado este estilo de vida”.

El rol en su equipo

Su experiencia en carreras de aventura desencadenó en el recibimiento de una invitación de parte del equipo ecuatoriano Ideal Alambrec/Tatoo, a cuyos integrantes no conocía, pero a través de otra corredora de aventuras, Viky Calero, a quien conoció en la carrera que disputó hace un mes en Paraguay, la Expedición Guaraní.

Ya integrada al grupo y en carrera, se definió su rol en el equipo: “Ayudar y apoyar las decisiones de Santiago Dávilia, quien orientaba, a veces en distintas circunstancias. Sumado el cansancio, se hace difícil para el orientador decidir qué rumbo tomar y es muy importante apoyar o dar una opinión en esos momentos”.

“Además tuve que ayudar en lo que podía al resto de mis compañeros y a su vez ellos conmigo. En este tipo de carrera el rol de equipo es muy importante, hay que cuidarse entre todos y apoyarse”, indicó.

Laura fue la única uruguaya en la carrera. “Viajé sola, con lo que eso implica, uno lleva muchas cosas, la caja de la bici es lo más importante. Y siempre esperando que llegue todo a destino y en buen estado. Por suerte salió todo bien”.

Se fue con el apoyo total de su familia.  “Saben que es mi pasión y siempre me alientan al igual que un montón de amigos”, señaló. “Laboralmente no tuve ningún problema, trabajo con una de mis hermanas y como comentaba siempre con una sonrisa y aliento a que disfrute de lo que tanto me gusta hacer”, agregó.

¿Importa el resultado?

En estas carreras de gran exigencia y entrega de parte de cada equipo, el resultado ¿importa? Rossi nos dio su opinión tras completar la Huairasinchi. “Como corredores siempre nos gusta tener el mejor resultado, pero lo más lindo de estas carreras es lo que deja el trabajo de equipo. Se da una dinámica de compañerismo, cuidado, apoyo, etc., que deja la satisfacción de haber dejado lo mejor de uno, sintiéndote realizado, con un gran crecimiento que fortalece muchísimo”.

¡Compartir por correo electrónico!