Recibe nuestra newsletter y enterate de todo en el mundo del deporte

PUBLICIDADE

¿Qué beben los atletas africanos? Detrás del secreto del té keniata

¿Qué beben los atletas africanos? Detrás del secreto del té keniata

El té keniata es la bebida más habitual del país: agua, leche, té y azúcar… bastante azúcar

Kenia es un país de contrastes: se produce bastante café pero se consume mucho más té. Será la influencia inglesa de tomar el té a las 5 de la tarde o la facilidad de combinarlo con especias indias o árabes (en especial la masala). El caso es que a todas horas y en todas las casas, el té se toma en gran cantidad. Y los atletas no son una excepción.

En 2004, científicos de la Kenyatta University, en Nairobi, analizaron la dieta de algunos de los mejores atletas del país durante una semana entera y descubrieron que bebían incluso más té que agua.

Mientras que, de media, el consumo de agua era de 1113 ml al día, el de té llegaba a los 1243 ml. Eso ocurría durante una semana de carga de entrenamiento y demostraba que, en general, los atletas keniatas se hidratan poco. Pero este poco es muy beneficioso.

El té keniatas se prepara con paciencia. La leche, casi siempre fresca y sin pasteurizar, se lleva a ebullición por razones higiénicas. Una vez hervida, se añade la misma cantidad de agua y se calienta de nuevo. Durante esta segunda cocción se añaden las hojas de té y el azúcar mientras la mezcla se remueve de vez en cuando.

Las cantidades son muy personales: hay quien lo quiere más fuerte, hay quien lo toma sin azúcar y hay quien le añade especias. Pero lo habitual es que sea una bebida de sabor intenso, generosamente azucarada y con todos los matices de la leche fresca, en especial la presencia de vetas de nata.

Entre los atletas, las primeras tazas de té llegan al terminar el entrenamiento de la mañana. Es poco habitual que los atletas beban agua o bebidas isotónicas al terminar de correr, así que durante el desayuno (habitualmente té y pan de molde blanco) el número de tazas por persona oscila entre dos o tres.

Tomarán más té, de manera regular, al terminar el entrenamiento de la tarde. Y durante el día, si está disponible, también.

Atletas tomando té en un ‘training camp’

A alguno le podría sorprender la cantidad de azúcar que los atletas ingieren a través del té, ahora que el azúcar parece ser el nuevo tabaco. Y es verdad: los atletas toman mucho azúcar con el té, pero apenas ingieren otro a lo largo del día: ni toman refrescos ni alimentos procesados que esconden grandes cantidades de azúcar.

Y lo que es mejor, resulta que el azúcar presente en el té le da una osmolaridad ideal para que la bebida sea absorbida a gran velocidad. Es decir, el té con azúcar consigue rehidratar al cuerpo a una velocidad más alta que si no llevara azúcar.

Entonces… ¿es malo este azúcar? Hay que recordar que los atletas han salido a correr en ayunas y una buena dosis de hidratos de carbono sencillos puede ser ideal para ese momento de demanda.

Aunque a día de hoy los mejores corredores del país están patrocinados por alguna que otra marca de bebidas isotónicas, éstas sólo se ingieren durante las tiradas largas de 40 kilómetros y a veces durante las sesiones de series, aunque no siempre.

En el resto de ocasiones es más fácil ver a un atleta con una taza de té en la mano que con una botella de sales minerales. Y existe una última razón no menos importante: el té se sirve caliente y, aunque mucha gente lo dude, en las tierras altas de Kenia suele haber una temperatura más propicia para las bebidas calientes que para las frías.

Cómo preparar un té keniata en casa

Si estás interesado en beber té al estilo keniata en tu casa, debes tener en cuenta algunas consideraciones:

  1. Si no conseguís leche fresca, podés prepararlo con leche ultrapasteurizada (UHT) pero sin añadir la misma cantidad de agua. Las leches UHT suelen ser menos sabrosas y tanta agua eliminará todo el gusto. Añadí sólo unos 500 ml de agua por cada litro de leche.
  2. Si llevas tiempo sin beber grandes cantidades de leche, bebé con moderación. La lactosa de la leche no es muy digestiva y puede que tu intestino necesite entrenamiento antes de poder tolerar grandes cantidades (lo notarás con malestar estomacal, heces blandas y mayor producción de gases).
  3. Y en cuanto al azúcar… no te pases. La dieta occidental ya tiene demasiados hidratos sencillos así que añadirle más no es una buena opción.

Los textos, informaciones y opiniones publicados en este espacio son de total responsabilidade del autor. Por ende, no corresponden, necessariamente, al punto de vista de Activo.news

Sobre el autor

Marc Roig

Es fisiólogo, maratonista y liebre. Vive en Kenia desde hace año y medio. Ha trabajado con atletas como Eliud Kipchoge o Kenenisa Bekele, además en los proyectos Sub2, de Yannis Pitsiladi... VEA MÁS

¡Compartir por correo electrónico!