Recibe nuestra newsletter y enterate de todo en el mundo del deporte

PUBLICIDADE

Consejos para no aumentar de peso en invierno

En esta época del año en el que las temperaturas son muy bajas te cuesta más salir a entrenar y cuidarte con las comidas. Nada que no sepas. Te vamos a ayudar a no aumentar de peso en invierno. 

La mayoría de los atletas aumenta un par de kilos en invierno y eso puede ser normal. Pero, si aumentás más de tres o cuatro kilos después te costará mucho más trabajo bajarlos. Mirá estos tips para no alejarte de tu peso en invierno.

Desayuná:

Un desayuno nutritivo te carga de energías para enfrentar las actividades  del día y ayuda a impedir que tengas atracones al terminar tu jornada. 

Un buen desayuno es fácil de preparar: tené en cuenta cereales, frutas frescas, pan integral con miel o mermelada y una infusión. 

Llevá tu comida al trabajo:

Dado que los corredores suelen tener hambre durante la mayor parte del día, es importante que tengas alimentos saludables a mano y no tengas que ir al kiosco a comprar galletitas u otras cosas dulces. Para eso, deberás hacer una buena compra en el supermercado y llevar tu propia comida al trabajo.

Tené siempre a mano alimentos como frutas (arándanos, banana, manzana), cereales, turrones, barras de cereal, bebidas light e infusiones.

 

Ver más

Ventosas o cupping: Beneficios para los deportistas

Las balanzas te muestran mucho más que tu peso

¿Correrías si una pastilla sustituyera sus beneficios?

 

Distribuí las calorías a lo largo del día:

Es mejor que hagas varias comidas pequeñas durante todo el día que comer grandes desayunos, almuerzos y cenas. Por otro lado, si comés durante todo el día te darás cuenta que llegarás con mucha menos hambre a las comidas principales. Intentá que esas pequeñas comidas sean nutritivas pero bajas en grasa.

Entrenamiento:

Intentá correr por lo menos 3 veces a la semana y dentro de esas sesiones hacé trabajos de cambios de ritmo. Lo ideal es que alternes trabajos de fondo con trabajos de pasadas (velocidad).

Si corrés hace poco tiempo, las primeras semanas de entrenamiento estás en la zona de quema grasa, que es aquella en la que el cuerpo consume fundamentalmente las grasas. Esto sucede a ritmos suaves y luego de que pasan los 35 minutos de carrera.

Pero el cuerpo se adapta a estos trabajos y se hace más eficiente, entonces a igual entrenamiento consume menos calorías. Cuando esto sucede es necesario variar los trabajos para quemar más calorías, por eso debés agregar trabajos de cambios de ritmo.

Por ejemplo: 10 min a ritmo x 5 min suaves durante 45 min (sumá 10 min de entrada en calor + 10 min de afloje)

¡Compartir por correo electrónico!