Recibe nuestra newsletter y enterate de todo en el mundo del deporte

PUBLICIDADE

Uñas de corredor, ¿cómo evitarlas?

No hay ningún corredor que se salve de este mal, no importa si sos principiante o totalmente experimentado: las uñas de corredor surgen por el constante golpeteo de los dedos de los pies con los championes. La razón por la que lucen de color negro es porque el dedo sangra debajo de la uña y la sangre queda contenida en ese espacio.

No es en sí una lesión grave, solo que es desagradable a la vista y suele ser un poco dolorosa. Debés saber que el dolor es más fuerte el primer día y conforme pasa el tiempo va disminuyendo, hasta que simplemente desaparece.

La uña se debilitará tanto, que terminará por desprenderse del dedo cuando una uña nueva esté lista para cubrir la piel.

No estar usando el tamaño de zapatillas adecuado es una de las razones por las que aparece esta pequeña lesión. Puede ser que tus championes sean demasiado apretados, y eso provoca que el golpeteo con la punta del zapato sea mayor.

Por el contrario, si tu calzado es más grande, entonces tu pie quedará bailando, deslizándose de atrás hacia delante, produciendo no sólo uñas negras, sino también algunas ampollas.

Debés tener en cuenta que el pie no siempre está del mismo tamaño, pues muchas veces se hincha cuando corremos. Por ello debemos buscar un tamaño de calzado que se adapte a estas diferencias.

 

Ver más

Vitamina D, aliada de tu desempeño

Para perder peso, ¿cuántos minutos debo correr?

Más del 40% de los atletas admite haberse dopado, según estudio

 

Otra razón por la que se produce esta lesión es tener las uñas largas. Si no cuidamos de esto, tendremos uñas negras muy seguido. El uso de medias que no son para correr también produce que las uñas se ennegrezcan, ya que al ser demasiado gruesos y ajustados, se reduce el espacio entre tu pie y el calzado, provocando que la fricción sea mayor.

El hecho de ser una lesión común entre corredores no significa que sea normal o que no haya forma de evitarla.

Tips para no sufrir con las uñas de corredor:

  • Obviamente, lo mejor será que detectemos la razón por la que se nos está produciendo. Una vez que la sepas, podrás corregirla.
  • Visita regularmente al podólogo. Esto es muy importante, ya que mantendrá tus uñas sanas, bien cortadas y libres de dolor.
  • Si tenés una o varias uñas negras, meté el pie en un recipiente con agua tibia con sal; esto irá disminuyendo el color negro.
  • Evitá las cuestas hacia abajo, para que se recuperen más pronto.

Prestá atención a las razones, atendelas y seguí disfrutando de uñas blancas, sanas y muchos kilómetros más.

¡Compartir por correo electrónico!