Recibe nuestra newsletter y enterate de todo en el mundo del deporte

PUBLICIDADE

La revolución de Lali Moratorio: trail femenino en el Cerro

Foto:Foto: Andrés Silveira

Con su grupo abierto de entrenamiento para mujeres, la corredora derriba mitos sociales y deportivos y estimula la práctica de este deporte

De tanto a ir sola al Cerro de Montevideo a entrenar trail, a Laura “Lali” Moratorio le surgió la idea de compartir su experiencia de subir y bajar por los trillos con sus alumnas y también con todas las mujeres que quisieran sumarse a su propuesta.

Y, como cuando se fija una carrera y la prepara hasta que la concreta al cruzar la línea de meta, ésta corredora que formó parte de la primera selección uruguaya que participó en el Mundial de Trail de 2016, realizó su iniciativa.

“¿Cómo surgió la idea? Estuve preparando la carrera Fiambalá Desert Trail, que corrí hace dos meses, y yendo mucho al Cerro. Hace un par de años que voy bastante seguido pero para esta carrera fue bastante más, llegué a ir hasta tres veces por semana. Me pasa que es un lugar que me gusta mucho, es un tesoro para entrenar trail, y acá, muy cerquita”, contó la corredora a Activo Uruguay.

“Pensaba que estaría bueno llevar a mis alumnos a entrenar allí. Y después me puse a pensar que por qué hacerlo sólo para mis alumnos. Me parece que en el Cerro está desaprovechada toda esa parte de monte. Escucho mucha gente que dice que no hay lugares para entrenar montaña. Y no lo veo tan difícil, me parece que el Cerro es una buena opción. Y se me ocurrió hacer algo abierto. También me venía bien porque además de ir con mis alumnos y la gente que quisiera sumarse, entrenaba yo. Me cerraba por todas partes la idea”, agregó.

 

Ver más

Kilian Jornet corrió 140 km con el hombro dislocado... ¡y ganó!

Xtrail Expedition: la bandera uruguaya flameó alto en Kanas, China

Mundial de Trail: uruguayos dejaron su huella en los bosques de Italia

 

Lali Moratorio: tirando estereotipos

Así, desde hace un par de meses está en marcha este grupo de entrenamiento que se junta cada 20 días o un mes y hace un entrenamiento matutino en el Cerro los días sábados.

“Además, lo que me parece más importante es que creo que hay estereotipos por derribar. Con eso me refiero a varias cosas”, indicó Lali. “Por un lado, a veces se maneja que el Cerro es un lugar complicado y que se corre peligro yendo a entrenar ahí, y yo hace dos años que voy y nunca me pasó nada”.

“Yo publicaba una foto entrenando en el Cerro y aparecían comentarios de gente advirtiendo que no fuera sola. Y yo decía ‘pucha, me ha pasado en Kibón que me persiga un loco, pero en el Cerro no’. Entonces, ¿por qué ponerle esa carga?”, comentó.

“Es claro que una mujer entrenando sola siempre corre el riesgo de pasar un mal momento, porque te pasa, en la bici, corriendo o cuando estás en la playa luego de remar. Y en el Cerro nunca me pasó nada. Y mucha gente me advirtió y me pareció muy injusto. Entonces dije: en vez de sacar a las mujeres del Cerro, hay que meter a las mujeres en el Cerro”, señaló.

“Y se me ocurrió que si éramos muchas, nadie iba a tener miedo de ir. Por eso la convocatoria era para mujeres, porque nunca ningún amigo varón que haya ido solo al Cerro le han dicho ‘tené cuidado que está jodido’. Y se me ocurrió eso, aprovechamos para ir todas juntas, muchas no conocían, disfrutamos un lugar hermoso, derribábamos el estereotipo de que el Cerro es un lugar complicado (todos los lugares son complicados), y además derribábamos el otro mito de que las mujeres necesitan un varón al lado para cuidarse y muchas mujeres nos cuidamos”, indicó Lali.

De todas formas, destacó que el grupo no es cerrado y que si algún hombre quiere ir será bienvenido. “No es para dejar a los hombres afuera. El que se quiera sumar, se suma. Me pareció que estaba bueno, por eso contaba y porque sentía que hay germinando en las chicas muchas ganas de correr trail, veo que son las que más disfrutan y entienden”.

“El trail, los cerros, el andar por la naturaleza es para todos los que tengan ganas. Han venido señoras grandes que era la primera vez que subían el Cerro en sus vidas y para mí es una bendición haber tenido que ver con eso. Y quiero que siga creciendo cada vez más”.

En ese aspecto, para la corredora de trail y también de carreras de aventuras puede haber diferencias en la forma de encarar la disciplina. “Quizás los varones asumen enseguida esto de la competencia y quizás en su primer trail ya van a buscar un resultado. Pero conversando con las mujeres coinciden muchas en esto de sentirse niñas, de divertirse, de reírse de ellas mismas, llenas de barro. Me parece que es algo que hace mucho bien, a mí me pone muy contenta que la gente se permita eso”.

Trasmisión de conocimientos

En una disciplina que está en desarrollo en Uruguay y que recién en los últimos años ha tomado fuerza, Lali entiende que es necesario trasmitir los conocimientos a quienes comienzan a hacer trail.

“Me gusta usar la llegada que pueda tener con la gente para estimular eso”, señaló. “Me parece que es una forma de devolver. Yo tuve la suerte enorme de cuando empecé a correr trail y aventura de cruzarme con Federica Frontini que fue una mujer que lejos de competir conmigo, o hacer bullying o ponerse indeseable, fue absolutamente generosa, inclusiva, me ayudó tanto, tanto, que yo decidí que quería ser lo que fue Fede conmigo con la mayor cantidad de mujeres que pueda”, indicó.

“Porque es cierto que a la mujer se le complica un poco más, por todas nuestras tareas extras, por la forma en que te miran, por un montón de cosas… Entonces me parece que si hay otra mujer que está con un poquito más de camino hecho en cualquier actividad de la vida, a lo que está obligada es a ayudar a lo que viene. Yo pienso así”, agregó.

“Las mujeres en el trail creo que se vienen con todo. Es un deporte que es sumamente democrático y eso las atrae. En el trail se iguala bastante todo y es perfecto para que los practiquen niños, ancianos, mujeres y hombres”.

Otro mito aparece en la charla y es el de que las carreras de trail la pueden hacer solo “unos elegidos”. Para Lali, eso no es así.

 

Ver más

Kilian Jornet corrió 140 km con el hombro dislocado... ¡y ganó!

Xtrail Expedition: la bandera uruguaya flameó alto en Kanas, China

Mundial de Trail: uruguayos dejaron su huella en los bosques de Italia

 

“Me parece que la naturaleza y la aventura es para todo el mundo, todo el mundo puede. Yo no soy ninguna crack por ir al Cerro a subirlo. Lo puede hacer cualquiera que esté sano. Eso es lo que trato de contarle a las mujeres, que se animen, y después que los logran se sienten Superchica y se lo merecen. A mí me pone muy feliz eso”.

Además, destacó el efecto contagio entre personas que hacen actividad física e incentivan a otros a hacerla, lo que ella busca promover con estos entrenamientos. “Creo mucho en la sinergia, en la energía de los colectivos, y además me caen bien las mujeres, y las que se mueven, más”.

De cara al futuro, Lali cree que en 15 o 20 años Uruguay va a tener corredores de élite de trail y muchos corredores animándose a trotar en las sierras y otros ambientes naturales. “Eso va a mejorar mucho en la calidad de vida de la gente en general. Es mi revolución, es lo que yo quiero aportar. Así que trabajo con mucha alegría para eso”, comenta la corredora.

En palabras de Lali, así son los entrenamientos:

  • Son muy básicos: es ir hasta ahí, compartimos una entrada en calor, una preparación para el movimiento y algunos ejercicios. Después hacemos un trote todas juntas. Luego les muestro el trillo por el que vamos a subir. Esa primera suida es muy despacio, conversando prácticamente, cada cual a su ritmo pero nadie se despega del grupo. Algunas van más adelante o atrás, pero siempre todas juntas y reconociendo el camino por donde vamos a ir.
  • Llegamos a la Fortaleza, tocamos la puerta y comenzamos a bajar por otro trillo. Llegamos abajo y si son las 10 de la mañana, ponemos hasta las 11 para que cada una suba a su ritmo las veces que quiera. Y a las 11 nos encontramos abajo, hacemos un estiramiento, compartimos algo para comer o tomar que hayamos llevado, además de contar cómo nos fue y reírnos un rato. Y nos despedimos para la próxima.
  • La experiencia no es un requisito. Justamente me parce que es una buena instancia para arrancar. Yo siempre le digo a mis alumnos que el miedo está bueno sacárselo en los entrenamientos, está bueno haber encarado un trillo de noche antes de encararlo en una carrera, está bueno agarra una bajada con poca luz y ver qué se siente. Me parece que es una instancia perfecta para eso, para sacarse miedos y sumar disfrute.

“Como adelanto, diré que vamos a hacer una carrera de trail sólo para mujeres en noviembre que se llama Indias”, concluye Lali.

Por más información y detalles, consulta el Facebook de Lali Moratorio.

¡Compartir por correo electrónico!