Recibe nuestra newsletter y enterate de todo en el mundo del deporte

PUBLICIDADE

La revancha de Pablo Gardiol: de las lesiones a vestir la celeste en el Sudamericano de Trail

Desde Colombia, Pablo Gardiol contó a Activo Uruguay lo que significa su regreso a la selección uruguaya, qué significa el trail para él y sus expectativas para correr en Villa La Angostura el 18 de noviembre

Luego de varios meses sin poder competir, debido a una lesión rebelde que lo dejó sin la posibilidad de intentar la marca clasificatoria para la maratón de Río 2016, el atleta replanteó su carrera y se volcó en el trail running, tanto para comenzar una larga recuperación como también por su gusto por las carreras en caminos naturales.

Hoy, varios meses después de su frustración olímpica, el corredor de 37 años tiene una nueva revancha y volverá a ponerse la musculosa celeste para competir con la selección en el Sudamericano de Trail que se realizará en Villa La Angostura, Argentina, el próximo 18 de noviembre.

“Estoy muy contento porque es volver al ruedo nuevamente”, contó sobre su nueva convocatoria, desde Colombia donde realiza su última preparación en la altura.

“Volver a una selección, el hecho de representar a Uruguay en algunas de las disciplinas de atletismo, en este caso de trail, es un orgullo muy grande”, señaló. “En mi caso esta va a ser la selección 18 o 19 en mi carrera deportiva, entonces ya son muchas selecciones desde mis inicios en menores, pasando por las de mayores, en el mundial de media maratón, una serie de instancias donde siempre vestir la celeste es algo muy bonito”.

Consultado sobre por qué se dio su pasaje al trail, el maratonista señaló que hay varias respuestas. “Por un lado es por el gusto que siempre tuve desde chico por este tipo de competencias. En menores y juveniles mi pasaje por el atletismo estuvo muy marcado por lo que era la pista, pero fundamentalmente por lo que era el cross”, indicó.

“A mí todo lo que es el contacto con la naturaleza, la dificultad del terreno, sortear obstáculos, siempre me gustó mucho, me fue muy bien. Me destaqué mucho a nivel local y tuve alguna medalla a nivel sudamericano por equipos en cross country”.

“De alguna manera, el contacto con el trail es algo muy natural. En mi caso particular, nunca me sedujo ir a la Rambla o a un parque muy concurrido, siempre preferí ir a lugares que tuvieran más que ver con la naturaleza, como un monte, una sierra, ese tipo de lugares que siempre he transitado”, agregó.

También destacó que como corredor siempre tuvo “facilidad” para correr por terrenos desnivelados. “Entonces, el gusto por la disciplina siempre estuvo”.

 

Ver más

La revolución de Lali Moratorio: trail femenino en el Cerro

Kilian Jornet corrió 140 km con el hombro dislocado... ¡y ganó!

Xtrail Expedition: la bandera uruguaya flameó alto en Kanas, China

 

Vi una oportunidad en el trail”

“Yo, de cara a los Juegos de Rio, hasta enero y febrero de 2016, estuve en Colombia haciendo mi preparación para ir a mi intento de clasificación a los Juegos en Rotterdam el año pasado”, recordó. “Lamentablemente, venía de una segunda parte de 2015 bastante complicada en cuanto a lesiones, y eso me impidió seguir el curso de la preparación y de competir. Mi preparación quedó en la nada, sin siquiera poder hacer el intento de clasificación cuando tenía expectativas de poder conquistar la marca”.

Por esos percances físicos estuvo casi un año y medio para recuperarse y enfocarse en volver a la élite del atletismo uruguayo.

“De alguna manera el trail me permitió insertarme en lo que es la élite, no necesariamente por el roce que he tenido con algunos corredores que hoy por hoy están siendo los mejores a nivel nacional, pero sí porque la disciplina y la intensidad de alguna manera me lo permite”, comentó.

“Me es menos nocivo ingresar al circuito de la élite nacional a nivel de trail, por lo que significa la fuerza y la resistencia, que correr una carrera de calle a ritmos que quizás no estoy o no estaba preparado. Por eso a principios de año decidimos incursionar en esto a sabiendas de que se venían instancias internacionales”, explicó. “Y yo me tengo mucha fe para ello”.

“El trail tiene reglas que hay que mantener muy presentes para no errar. Creo que esa es la dificultad más importante”, señaló. “La dificultad del trail, en mi caso, no la hace tanto el terreno sino el estar sumamente atento a lo que son esas marcas. Es una característica que cada determinados metros te tenés que regir por marcas que uno visualiza y que te indican por dónde correr. Eso requiere mucha atención y es lo que he hecho en este principio de año transitando por algunas competencias locales”.

En esas competencias se ha sentido “muy bien, porque siempre tuve cierta facilidad para transitar por terrenos desnivelados y con ciertas dificultades. Me considero una persona con mucha fortaleza para las grandes montañas o las sierras. De hecho, acá en Colombia cada vez que vengo a preparar el trail una de mis características es que me sé desenvolver muy bien en la montaña”.

Diferencias entre trail y calle

Consultado sobre si planea regresar a las carreras de calle y a la maratón, señaló que “sí, tengo pensado volver a las carreras de calle. Y de hecho el trail es un poco como la excusa para volver rápidamente a la élite de calle, y sin dudas lo tengo más que vigente”.

Al hablar sobre las diferencias entre las carreras de calle o pista y las de montaña, indicó que una de ellas es la duración de las mismas.

“No es lo mismo correr un maratón, como el de noviembre, en montaña, que uno en calle. El maratón convencional ronda las 2 horas y pocos minutos y uno puede transitar entre 3 horas y media y 4 horas en una competencia de alta exigencia del terreno y el ritmo, que lleva sortear las dificultades en una distancia de 42K de trail”, explicó.

Otra diferencia es el entrenamiento. “El enfoque en la calle o en la pista requiere, y hay algo que es medular, que es el ritmo de competencia, donde uno como corredor necesita un lugar como la pista o un lugar que esté medido, que me pueda dar determinados parciales para concretar tiempos. El atletismo es un deporte de tiempo y marca y eso no escapa a la pista ni a la calle”, señaló.

“En cuanto al trail, el ritmo se ve fuertemente condicionado por el terreno”, destacó. “Y eso es un poco lo que personas como Daniel Pérez, que es el representante de la ITRA en Uruguay, ha destacado marcar, porque Uruguay presenta algunas dificultades por no tener alta montaña, como la que vamos a correr ahora en Villa La Angostura”.

 

Ver más

La revolución de Lali Moratorio: trail femenino en el Cerro

Kilian Jornet corrió 140 km con el hombro dislocado... ¡y ganó!

Xtrail Expedition: la bandera uruguaya flameó alto en Kanas, China

 

En las montañas de Colombia

En el tramo final de su preparación para ir a Villa La Angostura, Gardiol fue a Colombia a entrenar en altura y en la montaña, a donde ya había estado a principios de año y a donde ya ha ido en ocasiones anteriores.

“Mi preparación en Colombia en la primera parte del año fue un trabajo de base, con ritmos muy suaves e intentado ganarle semana a semana a mi lesión, y cada vez ir remitiendo más el dolor”, contó. “A mitad de año ese dolor comenzó a ir cediendo y comenzamos a incrementar las cargas en los kilómetros, pero a baja intensidad, e incorporamos trabajos de resistencia”.

“Mi actual instancia en Colombia es de tres semanas y son las semanas más duras. Venía de semanas de 110 y 120 kilómetros de promedio y le hemos dado un choque de tres semanas con promedio de 180 y seguramente esta semana esté cerrando con 200”, señaló.

“Además, con la exigencia de alta montaña y fundamentalmente la duración en las tiradas, corriendo cerca de cuatro horas en terrenos de mucho desnivel y con lo que te condiciona la propia altura”, indicó.

En lo que respecta a la rutina, Gardiol tiene entrenamientos en doble turno de lunes a viernes, y los fines de semana en simple aunque con mayor kilometraje, llegando a hacer tiradas de 40 a 43 kilómetros los domingos.

Además, hace trabajos complementarios en gimnasio, “una constante en todo este periplo para poder volver a la élite”.

Altas expectativas para Pablo Gardiol

Superada toda esa etapa de incertidumbre con las lesiones, el atleta se tiene mucha fe para dejar una buena imagen en el Sudamericano. “Mis expectativas, tomando en cuenta que vengo de más de un año y medio sin actividad por una lesión, son altas”, indicó.

“Me las he fijado yo mismo. Me considero un corredor muy competitivo en lo que es el ámbito de la montaña y creo que la preparación acá (en Colombia) ha sido buena. Y la maratón de montaña de algún modo solicita también la experiencia y el fogueo que uno tiene como maratonista. He corrido más de 13 maratones con lo que significa esas preparaciones, y me considero un corredor de la distancia. Por lo tanto espero obtener las máximas expectativas y pelear por una medalla”, señaló.

“Siempre me gusta destacar que estoy lejos de lo que es ser un atleta de élite pese a que entreno para serlo”, agregó. “No puedo ser de élite porque tengo varios trabajos, soy funcionario del Ministerio de Defensa en la Unidad de Deporte, entrenador a cargo de diferentes actividades, también trabajando a nivel empresarial, y eso de alguna manera me demanda mucho tiempo y conspira muchas veces con el entrenamiento”, expresó el atleta.

“Pero eso ha sido como una constante en mi vida. Sigo corriendo por el Club Andresito, club del Ejército al que defiendo hace 20 años, y después el resto de los sponsors son Adidas, que me brindó su apoyo para seguir adelante”, concluyó Gardiol, quien tiene una revancha por delante.

excluir cat: , desativa sempre post: nao, ativa sempre post: nao
¡Compartir por correo electrónico!